Construcción de barcos Pinisi en Sulawesi. El concepto real de astillero.

De octubre del 2008 hasta abril de 2009, estuve patroneando un barco turístico en Langkawi, Malasia. Aquel barco era un pinisi, barco tradicional indonesio que se fabrica, mayormente, en el sur de Sulawesi. Se construyen en madera, de diseño y forma peculiar, a vela y/o motor, y, lo más curioso, sin planos o esquemas.

Kayu ManisEn la foto, podéis ver el Kayu Manis, pinisi en el que trabajé, anclado en Ko Rawi, en Tailandia.

Me explicaron que este barco fue construido en la playa, apoyado entre el suelo y en las palmeras. Que todas y cada una de las piezas que lo componen, fueron moldeadas tomando medidas sobre la marcha para que encaje perfectamente en el sitio que han de ir. Que se emplearon maderas especiales de extrema dureza provenientes de árboles que reciben ceremonias durante su crecimiento para asegurar su calidad y funcionalidad, etc, etc. Por entonces, me quedó  un gusanillo de poder visitar y ser testigo del proceso.

Y aquí estoy, justo en el lugar donde fue construido el Kayu Manis. Algunos os acordaréis de la tripulación del barco y las andanzas que nos llevamos por entonces. Eran un grupo de indonesios de entre los cuales, uno, era el que “venía con el barco” y dominaba el tema del mantenimiento y vida propia de la nave. Se trata de Tallasa, un hombre sencillo, bugi (la etnia del lugar), con el mar en cada poro de su piel y cuyo contacto con él no puede menos que enriquecerte. Con él siempre había existido una barrera de lenguaje clara, y justito nos apañábamos para maniobrar el barco y convivir a bordo. De él no me guardé ninguna manera de contactar, pues por teléfono no podía ser, internet le queda muy lejos, y era poco probable que nunca nos volviéramos a ver. Poco probable, pero no imposible. A través de Joko, otro de los marineros, me dijo que creía que Tallasa estaba  en su casa, de vacaciones. Que podía ir a Pantai Bira, preguntar por Haji Basso, el jefe de los astillero, y que él me ubicaría a Tallassa. Bueno, en la tele hacen concursos donde piden cosas más difíciles.

Desde Makassar, tras saborear 12 horas de transporte local consistente en 3 pete-pete (furgonetillas-taxi) y una moto, llego a Pantai Bira, a 300 km. Es un lugar de fin de semana para los habitantes de Makassar que no tienen miedo a dedicar la mitad del fin de semana en la carretera, y algún que otro mochilero haciendo la ruta Lonely Planet. Por la mañana, empiezo a preguntar por Mr. Basso, persona a la que todo el mundo conoce, y que, tras unas 10 opiniones de dónde vive y 2 horas de pateo, localizo su casa. Está fuera, me dicen, vuelve a las 2. Con todo esto, yo desempolvando mi malayo-indonesio, y celebrando que me resurge por minutos el vocabulario. Pensaba que iba a ser más duro reemprender la charrameca, pero no, algún oscuro resorte mental me va haciendo aparecer las palabras según las necesito. Cuando vuelvo a la casa de Mr. Basso, me recibe y trato de explicarle mi situación. Dice que no le suena ningún Tallasa. Desenfundo el teléfono y le muestro una foto de mi amigo. Sorprendido, exclama: “Ahhhh!!! Tal.lasa! ok, ok”. Vamos, que nuestra ll ellos la pronuncian l.l, y no es lo mismo Tallasa que Tal.lasa. Me dice que está trabajando para él, y manda un chaval con la moto a que lo traiga. Prueba superada.

Foto de amigos en la tienda de la mujer de Tallassa.Ni qué comentar la emoción de mi amigo al verme, pues si para mi ya era improbable volver a verle, para él debía de ser definitivamente imposible. Por lo visto, hace algún tiempo finalizó el contrato en el Kayu Manis y se había vuelto a casa, con su familia y a su anterior trabajo.

Nos vamos andando hacia la playa de Marumasa, donde están en proceso de construcción diversos barcos. Tallasa me hace un paseíllo por los diferentes barcos y luego comparto con él un rato en el barco donde está trabajando.

Impresiona ver un sistema de construcción a semejante escala, sin planos, sin más metal que los tornillos que sujetan las piezas de madera, con andamios de bambú sujetos a las palmeras, sin ninguna máquina de soldadura eléctrica. Eso sí, la modernidad es palpable en las herramientas utilizadas. Toda una legión de discos de corte, taladros, motosierras, pulidoras, cepillos de pulir, rugen en una ensordecedora competición a ver quien aguanta más con el dedo en el gatillo de la máquina. Los ingenieros, armados con la cinta métrica, revisan la marcha de las tareas y reparten instrucciones. Encajar el motor en su bancada y hacer pasar el eje de la hélice correctamente por el casco es una labor crítica que les lleva su tiempo.

Todos los barcos que están en construcción aquí, son para uso turístico. Una vez estén acabados, se instalaran unos interiores de lujo, con aire acondicionado y las tour operadoras los ofrecerán en packs turísticos de alto precio para visitar estas islas en un contexto de glamour, aventura y exotismo para estresados occidentales.

En la construcción de los barcos trabajan una buena cantidad de personas locales. Sus salarios no son especialmente elevados, están de acorde con su contexto. Trabajan 9 horas diarias 6 días a la semana. Las maderas son traídas de otras islas, pues en Sulawesi ya no queda. Sumando todo esto, el precio de compra para un occidental con divisa extranjera, es ridículamente barato. Sólo diré una cosa más. En un sólo día de explotación del barco, se hace suficiente dinero como para cubrir los salarios de la tripulación, el mantenimiento y la amortización de un mes. ¿sostenibilidad? ¿negocio?

 

 

 

 

12 thoughts on “Construcción de barcos Pinisi en Sulawesi. El concepto real de astillero.”

  1. Pako, eres un fenomeno!
    Te acuerdas de mi? te he ido siguiendo (por internet, claro)… eres el mas grande!
    Veo que estas por indonesia…. si tienes pensado pasar por Malasia, dame un toke, ok?
    Si necesitas cualquier cosa, aqui en Kuala Lumpur sigo estando yo, vale?
    Un fuerte abrazo y seguimos en contacto,
    Javi

    1. Eyyyyy! Javier. Qué sorpresa que aparezcas por aquí. Ya ves, seguimos en el tajo. No tengo pensado ir a Malasia, pero no te preocupes, que en cualquier caso te tengo en lista por si un día estoy allá. Gracias y un abrazo!

  2. Hallo! Pako…. Long time no hear you now in Indonesia? Coming bali? How come Talasa become good friends with you ah? hahahah You always fight and cannot talk with him in Kayu Manis? Hey! I miss you Pako!

    1. Hi Gede!
      Now one month in Indonesia, and half more before leaving.
      At last we become good friends and communication got better. He was very happy I visited, didn’t expect it.
      Hope you are ok. Keep in touch!

  3. Hola Pako, me llamo Miguel, te escribo desde España…

    He encontrado tu blog sumergido en Internet, mientras buscaba información sobre los Pinisi. Mi sueño, por el que vivo y para el que ahorro todo lo que gano, es hacerme un barco y navegar por el mundo.

    Tengo una terrible necesidad de salir de Europa y conocer el mundo, hace algunos años que por casualidad entré en contacto con la vela y … ya no puedo pensar en otra cosa… El proceso hasta decidir construirme un barco ha pasado por interminables noches delante del ordenador absorbiendo información.

    Me derrumbo si pienso que tendré que ahorrar durante años para pagar un precio de lujo por un barco, sin que el dinero llegue a quién lo ha construido y se quede en las manos de un intermediario listillo… Los precios europeos son absurdos, por barcos incomodos de papel plastico, pensados para fardar en regatillas de club… no es eso lo que yo entiendo por vela.

    Viajar sin presiones, sin horarios… conocer personas y culturas, paises, paisajes, amaneceres, pesca, introspección…

    Eso es lo que yo persigo con todo mi corazón.

    Me emociono viendo las fotos que has colgado, la madera, la tradición, enfín… no estoy muy lejos de subirme a un avión e irme a Indonesia para hacer un barco.

    Me gustaría que me aconsejaras, que me hablaras de como funcionan allí las cosas, de las posibilidades de contratar a personas como Tallassa para trabajar con ellos y construir un barco de unos 20 m, de los costes si tienes idea…

    te deseo lo mejor… un abrazo

  4. Hola Miguel.
    Creo que yo he pasado también esa fase de desencanto existencial y motivación por la vela. Cuando empecé en ella lo tuve claro: es la manera definitiva de viajar. Mientras continué es España, fui haciendo viajes, patroneando para otros, afianzando el gusano, pero tomando conciencia de que mi acceso a tener un barco en propiedad estaba muy negro, por lo caro de adquirir y mantener posteriormente.
    Estuve 6 meses llevando un pinisi en Malasia. Fue una experiencia increíble, pues era un barco de madera de 100 pies y 7 velas. Tenía una tripulación de 3 indonesios, y aprendí mucho. Ahí vi que un barco de madera tiene grandes ventajas y grandes inconvenientes. El principal inconveniente, para mi, es que el mantenimiento es continuo. Requiere experiencia en el trabajo de la madera en barcos y en Asia no va a ser complicado, pero no me imagino con ese barco por el Mediterráneo…
    Ahora bien, hacerse de un 20 metros y dedicarse a navegar por las islas de Asia y el Pacífico tranquilamente… casi que hasta me apunto. Siempre puedes tocar el tema turístico para producir algo e ir tirando en esas latitudes paradisíacas.
    Sobre construir un barco allá, creo que se pueden encontrar oportunidades de todo tipo. Hay bastantes astilleros, y en uno u otro encajaría tu proyecto. La vida allí se puede llevar de una manera simple, la mayoría lo hace.
    Tenme al corriente de tus movimientos.
    Saludos y buen 2012!!!

  5. Tus palabras me emocionan… eres el primero que me dice con mucha tranquilidad que se puede hacer…

    Mi padre era carpintero, me apasiona la madera y creo que el hecho de construirlo, o participar en la construcción forma parte de mi sueño…

    Se me ocurren cincuentamil preguntas que hacerte. La opción de hacer charter para sacar unas pelillas la tengo muy en cuenta, pero no querría atarme demasiado. Hablame un poco de esas ventajas e inconvenientes de la madera…

    Vivo en Sicilia, un amigo y yo hemos montado una empresita de reformas y restauración, todo lo que gano lo meto en la hucha y quiero darte las gracias, porque leerte me da fuerzas para seguir viviendo sin gastar un euro… Los euros quiero llevarmelos a Indonesia!!! y despues ir a Buenos Aires navegando a ver a mi hermana, se que está lejos pero tiempo tengo mogollón.

    Un Saludo Pako …

    cuentame más de los pinisi por favooooooorrr

  6. yo lo hare, me hare con un phinisi y saldre al mar, reunire una buena tripulacion viajando asta sulawesi desde europa caminando, largo y duro viaje, pero que me servira de entrenamiento y para reclutar a mis compañeros ?? nos veremos por el oceano amigos, y para cuando se acabe el petroleo y los barcos de vela vuelvan a su antiguo esplendor, yo sere el rey de los mares. alguien se apunta?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *